5 elementos clave para definir el costo de mi producto o servicio
Por: Centro de Competitividad de México

Todas las empresas, sin importar su tamaño, deben mantenerse en un constante aprendizaje. Pero para las pequeñas y medianas empresas (Pymes) resulta fundamental adquirir, desarrollar y fortalecer día a día sus capacidades para adaptarse y atender los diferentes mercados, que son cada vez más competidos.

Son muchos los elementos que debemos tomar en cuenta para que
nuestra Pyme pueda mantenerse en el mercado, pero sin lugar a
duda, uno que es fundamental es la “competitividad en nuestros
precios”, es decir, como vender nuestro producto o servicio a un
precio justo y que le dé a tu cliente final el valor que está buscando.

Sabemos que no es tarea sencilla, pero para empezar es indispensable conocer nuestros costos y determinar adecuadamente
nuestros precios de venta. Entendiendo a los costos como “el valor
monetario” (lo que cuesta), los insumos que necesita mi empresa para producir o generar un bien, sea un producto o un servicio.
Luego de este análisis, podemos determinar adecuadamente nuestros costos, a continuación te compartimos 5 elementos que debes tomar en cuenta:

1. Aprende a diferenciar el costo y el gasto
– Todo aquello que necesitas para la elaboración de tu producto
o servicio, es el costo.
– Todos los pagos que tu empresa debe realizar por aspectos que
no tienen que ver directamente con la elaboración del producto,
son los gastos. Como el pago a un contador, a un vendedor, la
renta de oficina, etc.

2. Identifica los elementos básicos de tu costo
– Materia prima (directa e indirecta).
– Mano de obra (directa e indirecta)

– Costos indirectos de fabricación.
Toma en cuenta que el costo puede ser en función del impacto que
pueden tener, se pueden agregar por ejemplo, los costos de
depreciación de la maquinaria y el mantenimiento.

3. Determina la proporción requerida de cada una de los
elementos del costo para la elaboración de un producto.
– Materia prima: todo lo que puede medirse en kilogramos,
gramos, metros, piezas, entre otros.
– Mano de obra: horas, minutos, días, por pieza, entre otros.
– Costos indirectos: energía eléctrica, gas, combustibles, servicio
de teléfono (estos gastos normalmente se determinan con el
consumo mensual prorrateado por producto).

4. Traslada las proporciones de los costos a dinero por producto.
– En este punto podrá determinar tu costo unitario a través de esta
fórmula:

5. Verifica que tus costos sean óptimos.
– Para lograrlo puedes hacer cálculos por lotes de producción. Por
ejemplo: lote de 100 piezas, 1000 piezas, dos semanas, un mes,
etc.

Además de tomar en cuenta los puntos que aquí te compartimos,
puedes realizar un análisis de los costos de tus competidores o productos o servicios similares a los tuyos, para tener un panorama
completo.

Recuerda que la determinación confiable de tus costos, es clave para
obtener tu margen bruto de ganancia y sobre todo para tener precios
competitivos.

Para cualquier apoyo adicional, no dudes en contactar a nuestros
expertos del programa de capacitación y consultoría, en el Centro de
Competitividad de México (CCMX) impulsamos la profesionalización
de las Pymes. ¡Contáctanos!

Comparte este artículo en:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.